Mejorar la Conducta de los Niños

Psicóloga Clínica y Logopeda

Cita Previa: citas@psicologiahuelva.es

tlf. 616 59 42 34

Publicaciones Psicología Infantil

Mejorar la Conducta de los Niños

PDF Mejorar la Conducta de los Niños

Una gran parte del aprendizaje de los niños, se lleva a cabo a través de la imitación. Los niños pequeños aprenden, fundamentalmente, de lo que los mayores, especialmente sus padres, hacen en su presencia. Pero no toda esa conducta y educación del niño está vinculada a la imitación, sino que en cierta medida, está asociada a las reacciones de los padres y los demás adultos ante las acciones del niño. Sobre estas reacciones quiero reflexionar en este artículo.

 

En los primeros años de la vida del niño, como apuntaba anteriormente, los padres suelen ser los modelos a imitar y la fuente de aprendizaje del niño y de su conducta afectiva. Más tarde, los hermanos también entran formar parte de esa influencia en la vida del niño por lo que los padres tienen que saber estrategias que les ayuden a mantener la cohesión familiar y a la vez la independencia de sus miembros. A medida que pasa el tiempo, los compañeros de colegio y los maestros también, juegan un papel importante en la educación y conducta del niño. Y añadiré, que en edades de preadolescencia, la televisión, inducirá en el niño hábitos de comportamientos que los regidores de estas poderosas máquinas deberían cuidar en sus contenidos y formatos. Es por esto que, los padres deberían regular los tiempos de visión y las bandas horarias del niño delante de la televisión.

 

De cualquier forma, deseo centrarme en las reacciones de los padres respecto a la conducta y educación de los niños, pues, de esa educación, va a depender no sólo el comportamiento en la niñez, sino que va a marcar, de forma sustancial, su adolescencia y madurez. De aquí la importancia de esta etapa en la vida del individuo.

 

Es bueno que conozcan los padres que cuando los niños disfrutan con la reacción de los mayores ante su forma de comportarse, es muy probable que vuelvan a actuar de la misma manera con el fin de obtener idéntica recompensa. También destacaré la dedicación, el interés y el afecto de los padres hacia el niño. La crianza del niño y su educación por parte de los padres, puede parecer en ocasiones un contrato entre ambas partes, pero en el fondo, responde a estímulos que hay que saber aplicar para que el niño obtenga recompensas y se produzca el aprendizaje. Algunos padres, tratan de hacer un diario del comportamiento de sus hijos. Quizás no haya que llegar a eso, pero si sería bueno que se dedicasen a reflexionar mucho más tiempo del que dedican normalmente.

 

Manuela Alonso Fernández. Dra. Psicología Clínica y Logopeda.

 

PageRank